Menú horizontal

martes, 6 de agosto de 2013

"El Descubrimiento de las brujas", Deborah Harkness

La magia rodea los misterios de nuestro mundo ; sin embargo este conocimiento esta solo al alcance de unos pocos


El "Descubrimiento" es otra de esas novelas de búsqueda de la magia perdida (u oculta) que, gracias a su estilo adulto, no nos recuerda a ningún clásico "pottertiano". Si buscamos en este relato aventuras a ritmo de jazz, la impaciencia hará que dejemos el libro empolvándose en la estantería antes de llegar apenas al tercer capítulo; sin embargo si disponemos de paciencia suficiente, la propia fluidez del libro hará que nuestra imaginación se vuelque en la historia por completo.

Diana Bishop es una bruja que se mueve entre la fragilidad y la bravuconería en un movimiento de zig-zag que es impredecible en numerosas ocasiones. Matthew por su parte es un personaje cuyos instintos más básicos le llevarán a desear y proteger a Diana hasta las últimas consecuencias.


El Descubrimiento es recomendable para todo aquel que busque una visión de la magia desvela los misterios del mundo en el que vivimos. Sin duda es una obra que tiene una visión en la que no todo lo que vemos es real, mientras que la verdad se encuentra más allá de los sentidos y el conocimiento humano. La extraña unión entre alquimia, ciencia, historia y magia le confieren a esta obra un gusto seductor, ingenioso y extravagante. Una fórmula bien conseguida que atrapa la imaginación del lector.

La historia está repleta de largas charlas de te y chimenea al más puro estilo inglés, que le hacen sentir a uno un completo ignorante frente a los conocimientos que tiene un vampiro de 1500 años apasionado por la guerra y la ciencia. A pesar de ello,  Deborak Harkness sabe añadir grandes dosis de acción en el momento indicado antes de que la historia se vuelva espesa, oscura, y complicada. La autora también  juega con sutiles momentos de instinto sexual (el amor en su cara más vampírica), lo que a los/las amantes de Crepúsculo les puede parecer un grato homenaje o una burda copia. Sin embargo la historia cobra autonomía y despega con rumbo propio según avanza.


El estilo casi siempre en primera persona conseguirá que conectemos con la protagonista, si bien existen otros personajes (especialmente el hombre perfecto camuflado de vampiro),que intentarán calarnos hondo.

Para quienes hayan conectado con la obra y gusten del estilo de Deborah Harkness, muy pronto hablaremos de la segunda parte de esta hechizante trilogía, cuyo título inglés es The Shadow Of The Night.


No hay comentarios:

Publicar un comentario